Mirando hacia arriba

Esta tarde el cielo, ya despejado de cenizas volcánicas, alcanza el máximo nivel del infinito. Vacío de nubes, suena como un vals inspirado en una nostalgia de amor. Si pudiera alcanzarlo con las manos, al tocarlo sentiría la tibieza y  la calma del agua de un golfo del Atlántico Sur.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: