La tienda de la avenida

Cada tarde abre sus puertas la tienda de decoración de la avenida. Evoca aquellas casas de los cuentos de hadas y duendes. Todo huele a maderas.

En la entrada, los sillones de troncos toman forma de árbol. Un árbol que abraza y cuida el sueño de quien descanse en él, arrullado por el canto de los pájaros que hace tiempo habitaron su ramas.

Dando un paso hacia adelante, la lámpara de base de Algarrobo sobre el mostrador es como un silencioso observador de ese micro mundo. Su luz, difusa y agradable, queda encendida toda la noche; y sólo ella sabe lo que sucede cuando el lugar está vacío de gente. Parece esos narradores omnipresentes, aunque no tiene voz.

En la vitrina del fondo, los aguayos tejidos en un delicado degradé de vívidos colores, forman figuras absolutamente nítidas. Pero, hay algo más que su hermosura y la perfección de sus diseños que atrae la mirada. Será el alma de las manos curtidas por el tiempo y el clima que permanece entre sus hilos.

La reencarnación de la semilla que luego fue brote, tallo, y árbol, ocupa gran parte del salón: una mesa imponente y fuerte como el Ciprés de donde viene. Probablemente, su destino sea ser el centro de reunión de la familia, siendo testigo de esas vidas a su alrededor. Pero, quién sabe cuándo y cómo seguirá su trayecto el día que deje la tienda. Creo que ni ella lo imagina.

Sobre la mesa camina el camino de mesa, y encima de él la antigua olla de cobre se posa con la tranquilidad de una gallina que empolla sus huevos. Dentro de esa olla, que brilla del mismo modo que el sol insoportable de las siestas de Macondo, están las cucharas de Eucaliptus. Ellas hubieran preferido permanecer en el árbol conservando su sabor mentolado. Allí están ahora, desparramadas como figuras de ángeles sin vestiduras.

En la vitrina lateral conservarán historias los portarretratos de fina alpaca, por ahora, ausentes de imágenes, carentes de recuerdos. Cerca de ellos, la caja de té encierra el aroma de las hierbas que guarda en sus cavidades de Cardón, como un cofre con tesoros que sólo pueden conocerse respirando profundo.

Como corolario, el espejo. El elemento mágico por excelencia. Todo lo ve, al igual que la lámpara del mostrador, pero además, todo lo refleja sin emitir opinión. Encierra la verdad desprovista de prejuicios, paradigmas, supersticiones, mitos, cánones y estereotipos. Es la puerta de acceso al mundo donde están los diarios reflejos de la tienda, todos expuestos cual si fuera una galería de arte.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: