Entretenimiento con compromiso social

Tal como lo afirma en uno de sus artículos la revista Señal Internacional, el producto estelar de la industria televisiva en Latinoamérica sigue siendo la telenovela. Y, como lo señaló, también, Michal Nasiv, de Dori Media Group, en la misma publicación “las telenovelas son reconocidas por generar lealtad en la audiencia”.

Nuestro país no escapa a esta realidad y se suma con la producción de novelas que mantienen las pautas básicas y también tocan temas sociales.

Esta semana comenzó por Telefé “Secretos de Amor”, protagonizada por Soledad Silveyra y Arturo Puig. Desde el primer capítulo percibí que, además de las clásicas tramas de estos programas, se dará visibilidad al gran negociado de los laboratorios, las obras sociales, los medicamentos “truchos” y la experimentación de drogas no autorizadas con seres humanos.

“Secretos de Amor” encierra un misterio dentro de una familia dueña de una prestigiosa Prepaga, con una cantidad de centros de salud asociados. El hijo mayor del matrimonio es un psiquiatra obsesionado con la fabricación de una droga, que años atrás le provocó la muerte a una de sus pacientes.

Nacho vuelve luego de cinco años dispuesto a arrebatarle la empresa a su padre, para tener a su alcance todo lo necesario para experimentar ilegalmente su fórmula con humanos, convencido de que podrá “acabar con el dolor físico”.

Anteriormente, en “Vidas Robadas”, se puso en escena el delito de la trata de personas y en “Montecristo”, los crímenes cometidos durante la última dictadura militar.

Entonces, que las telenovelas no pasen sólo por los enamorados que no pueden concretar su amor, las venganzas y los odios, y que se planteen problemas sociales, está bueno. Porque al captar la atención del público diariamente durante meses, dan visibilidad a estos conflictos, hacen oír las voces de quienes no tienen voz (o pantalla).

Eso, sumado a que cada vez más las grandes compañías de la industria televisiva compran programas enlatados o adquieren los formatos para adaptarlos a la audiencia de otros países, aporta a instalar las cuestiones de interés social.

Lógicamente, una telenovela no va a solucionar nada. No obstante, a través de un programa de entretenimiento, se logra interesar a la gente por temas a los que quizás no les presta atención cuando los ve en un noticiero. Es un despertar de la conciencia y el compromiso con lo que sucede a nuestro alrededor, es el primer paso. Eso sí está bueno.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: